Durante los primeros 11 meses de vida del bebé, hay que inyectarles algunas vacunas. El objetivo de la vacunación es prevenir algunas enfermedades muy peligrosas que pueden causarles problemas graves o, incluso, la muerte.

Hoy, os contamos todo lo que necesitáis saber sobre la vacunación de los bebés. Así, estaréis al tanto de todo el proceso y de qué necesita vuestro peque en todo momento. ¡Tomad nota!

¿Cómo funcionan las vacunas?

A través de éstas, introducimos en el organismo de los peques virus o bacterias. El fin de estas inyecciones es que el cuerpo genere defensas inmunitarias, lo que también se conoce como “anticuerpos”. Así, si en un futuro, nuestro bebé contrae una infección a causa de uno de estos virus o bacterias, su cuerpo ya estará preparado para combatirlos. De esta manera, se previene la enfermedad.

¿Qué vacunas necesita el bebé?

Salvo que nuestro peque sea prematuro y pese menos de 2 kilos, en cuyo caso habrá que esperar a que alcance este peso, desde el primer mes hasta los 11 meses, se le inyectarán diversas vacunas:

  • Hepatitis BSe le pone a los dos días de nacer, aunque hay dos formas posibles: la primera es a los dos días de nacer y, después, a los 2, 4 y 11 meses; la segunda es en tres dosis: a los 2, 4 y 11 meses.
  • Vacuna hexavalenteProtege al bebé de un total de seis enfermedades: tétanos, tosferina, hepatitis B, polio, difteria y haemophilus b. Se le ponen a los 2, 4 y 11 meses.
  • Meningitis CSe le pone a los 4 meses de vida.
  • Vacuna del neumococo 13Se le ponen tres dosis: a los 2, 4 y 11 meses. Ésta actúa frente a la enfermedad neumocócica, que es la causante de la neumonía, bacteriemia, meningitis, otitis media y sepsis.
  • Vacuna del rotavirusNo se incluye en el calendario de vacunas español, pero es recomendada por los pediatras. Se ponen dos dosis (2 y 4 meses) o tres (2, 4 y 6 meses). La función de esta vacuna es proteger a los bebés lactantes de la gastroenteritis aguda.

En cualquier caso, si tienes dudas, el Comité Asesor de Vacunas de la AEPED (Asociación Española de Pediatría) tiene a disposición de todos un calendario de vacunas recomendado por Comunidades Autónomas para este año. Puedes consultarlo aquí.

¿En qué casos no debemos vacunar al bebé?

Como hemos comentado, el objetivo de las vacunas es proteger a los niños de posibles enfermedades. Sin embargo, hay una serie de situaciones en las que éstas deben esperar:

  • Si le ponemos una dosis de una vacuna al bebé y le causa una reacción alérgica grave, es importante que se le inyecte una dosis más de esa vacuna. En casos así, siempre debemos informar al pediatra.
  • Si nuestro peque está enfermito cuando le toca una dosis de una vacuna, debemos cancelar la cita y pedir que se concierte otra para otro día, cuando ya esté sano.
  • Si nuestro bebé ha experimentado una reacción alérgica grave a un componente o sustancia determinada, no debemos nunca ponerle una vacuna que contenga dicha sustancia. En casos así, siempre debemos informar al pediatra.

¿Cómo podemos hacer el proceso de vacunación más llevadero?

Es más que normal que nos duela ver al peque sufrir con las vacunas, pero debemos ser conscientes de que es necesario para que, en un futuro, crezca fuerte y sano. Para que no nos cueste tanto, podemos ayudar al bebé de las siguientes maneras:

  • Prepara al bebéNuestro peque puede llevar un juguete o peluche con el que se sienta cómodo. Por nuestra parte, podemos darle un paseo que lo relaje antes de acudir a la cita. Asimismo, es recomendable que coma antes de la vacuna para que esté saciado.
  • No te alteresSi estás nerviosa, transmitirás esta intranquilidad a tu bebé, con lo que no se sentirá seguro ante la experiencia que va a vivir.
  • Cógelo entre tus brazosDe esta forma, se sentirá más tranquilo y cómodo. También podemos darle el chupete para que se calmen. ¡Recuerda que la succión es un reflejo innato que les relaja!
  • Dale el pechoSi el bebé es lactante, una buena forma de que tolere mejor el dolor es que mame durante la inyección de la vacuna.

¿Y si le da una reacción?

Cuando le pongamos una vacuna al bebé, es recomendable que no nos vayamos inmediatamente del centro sanitario. Es muy poco probable, pero puede darle una reacción. Las más comunes son las siguientes:

  • Irritabilidad y somnolenciaSi nuestro bebé está irritable, lo mejor que podemos hacer es mimarlo para que se tranquilice. Podemos cogerlo en nuestros brazos y cantarle, pasear con él…
  • Un 20% de los niños vacunados, aproximadamente, experimentan un incremento de la temperatura. En algunos casos, se trata de febrícula, pero, en otros, pueden alcanzar los 39ºC. Si ocurre esto, es recomendable que le demos algún antitérmico que regule la temperatura, siempre con la aprobación del pediatra.
  • Inflamación en la zona del pinchazoPara bajar la hinchazón, podemos aplicar frío en la zona en la que se le ha inyectado la vacuna

Leave a Replylascia un commento