Una de las cosas más útiles que puedes hacer es dar a probar a tu bebé diversas texturas y sabores para que se acostumbre a todo tipo de alimentos a medida que vaya creciendo. No te preocupes demasiado si a veces te rechaza la comida: la mayoría de bebés pasan por una fase quisquillosa. Sus gustos irán cambiando y lo que rechazan hoy puede que les encante mañana. Todo irá bien mientras ingieran los nutrientes necesarios.

Consejos y trucos:

  • Si tu bebé se niega a comer, apártale la comida, no le des demasiada importancia porque podría hacerle gracia y que mantuviera esa actitud.
  • Préstale mucha atención mientras come.
  • Ofrécele una gran variedad de alimentos, de tal forma que si no le gusta uno, pueda probar otro.
  • ¡Ten mucha paciencia! Si lo escupe, prueba al día siguiente.
  • Mezcla algunos de los sabores más inusuales con algo que le guste mucho.
  • Cambia la manera de presentar la comida, mira a ver si la prefiere en puré o rallada.
  • Trata de no dejar las comidas para momentos en los que está demasiado hambriento o cansado.
  • Dispón la comida en un abanico de colores o haz formas divertidas.
  • Haz sonidos para manifestar que algo está delicioso y muéstrale que tú también lo pruebas.

Leave a Replylascia un commento