La mayoría de niños entre uno y tres años pueden controlar sus intestinos antes que su vejiga, pero recuerda que cada niño es un mundo y se desarrollará a su propio ritmo, así que ve despacio y no compares el progreso de tu hijo con el de otros niños que conozcas.

¿Cuándo debería empezar con el entrenamiento para el control de esfínteres?

El entrenamiento para el control de esfínteres será frustrante tanto para ti como para tu hijo si lo haces demasiado pronto. Busca indicios que te digan que tu hijo está listo para el entrenamiento:

  • Sabe cuando su pañal está sucio o mojado.
  • Sabe cuando hace pis e incluso te dice que lo va a hacer.
  • Muestra interés por el baño (quizás te vea usarlo y quiera imitarte).
  • Si mantiene el pañal seco durante al menos dos horas, significa que los músculos de su vejiga son lo suficientemente fuertes como para aguantar el pis.
  • Se muestra agitado, se pone en cuclillas o se esconde cuando hace caca.

Aquí tienes algunos consejos para que el entrenamiento vaya bien:

  • Es más fácil comenzar con el entrenamiento para el control de esfínteres en verano, ya que habrá menos ropa que lavar y se secará antes.
  • Pregúntale si tiene que usar el orinal cada dos horas a lo largo del día.
  • Háblale sobre los pañales mojados y sucios para ayudarle a entenderlo.
  • La coherencia es importante, mantén una rutina y comparte esta rutina con el resto de personas que cuiden de tu hijo.
  • Después de las comidas, es un buen momento para ponerlo en el orinal.
  • ¿Vais a salir? Llévate el orinal.
  • Si siempre le cambias el pañal en el baño, empezará a reconocer adónde tiene que ir si necesita hacer pis o caca.
  • Deja el orinal donde pueda verlo y si vives en una casa de dos plantas, ten uno en la planta de arriba y otro en la de abajo para que pueda llegar a ellos fácilmente.
  • Dale un libro o un juguete mientras está sentado en el orinal para que se esté quieto.
  • Ponle ropa que sea fácil de cambiar, con pocos botones y cremalleras.
  • Alábalo cuando lo haga bien: ¡ponerle una pegatina es más sano que darle un dulce!
  • Si sabes cuando tu hijo suele hacer caca o pis, déjale sin pañal y ofrécele en esos momentos el orinal en su lugar.
  • No le riñas porque se le escape el pis.
  • Déjale el pañal durante la noche hasta que esté listo para quitárselo por la noche, que normalmente será cuando se despierte la mayoría de noches con el pañal seco.

Anímalo

Puede que a tu hijo se le escapen el pis y la caca muchas veces y que te toque limpiar muchos charcos o lavar mucha ropa, pero no te enfades. Prepárate y compra suficientes productos de limpieza y protectores de colchón. Querrás que tu hijo se acostumbre al orinal y que lo convierta en parte de su rutina diaria, pero si le disgusta la idea, significa que no está listo así que no le quites el pañal aún y prueba cuando pasen un par de semanas.

Leave a Replylascia un commento